Please download to get full document.

View again

of 13

El porvenir de la populacion del mundo [The future of the population of the world] [Le futur de la population du monde]

El futuro de las personas en el mundo requiere un enfoque orientado hacia el futuro. En demografía, prospectivo sabe las mismas obligaciones que en otras disciplinas; pero tiene sus puntos fuertes específicos que serán especificadas. Los factores de
12 views13 pages
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Documenttranscript
  CAPITULO 7 EL PORVENIR DE LA POBLACIÔN DEL MUNDO Gérard-François DûmentEl reflexionar sobre el porvenir de la poblaciôn mundial es un acte prospective.En demografia este modo de obrar tiene las mismas limitaciones que en otras disciplinas. Se bénéficia, cuando menos, de algunas ventajas especffîcas que debemos pre-cisar. Los factores de evoluciôn serân enunciados y clasificados con arreglo a sus pro-babilidades y les principales cuadros, el de la "implosion" y el de la estabilizaciônserân presentados.7.1. Las herramientas de la prospectivaEl tratar de presentar el porvenir demogrâfico significa el tener que examinar lesprobables factores de evoluciôn que nos conducen a presentar las diversas situaciones. La prospectiva "esta mirada al porvenir destinada a aclarar el présente"^ se nos présenta relativamente fâcil en demograffa porque esta ciencia se bénéficia de variasventajas. En primer lugar un conocimiento aparentemente bueno de los datos actuates y que es el punto de partida de toda prospectiva. En segundo lugar, la lôgica degran duraciôn que es caracterfstica de la demograffa y que da grandes certezas sobre el porvenir. Por ejemplo, los habitantes del planeta que tendrân 27 o mâs afios en el 2020 ban nacido en 1993 o antes. Finalmente, los movimientos que afectan a una poblaciôn no representan cada ano mâs que cambios limitados en relaciôn a lo existente.Los aflujos (nacimientos, muertes, emigraciones) tienen generalmente una débil impor- tancia matemâtica en relaciôn a la "base" (poblaciôn existente el primero de enero). Estos aflujos son como mucho unas pocas unidades por cien y por otra parte su ten-dencia a la variaciôn -la derivada de la curva- puede aproximadamente deducirse dela observaciôn de las variaciones en los ûltimos afios. Es por esto, que los movimien-  86 Parte II: Consecuencias poUticas y economicas de la explosion demogrâfica tos demogrâficos tienen una gran inercia, que depende de la poblacion existente y una cierta velocidad adquirida que depende del pasado conocido de dicha poblacion. 7.2. Las probabilidades Las ventajas anteriormente indicadas son sin embargo, muy relativas. Muchasregiones del mundo no tienen estadfsticas o las tienen muy defectuosas^. Los estudios que permitirian medir el reparto por edad de las poblaciones son insuficientes. Asi- mismo, las cifras que permitirian determinar los flujos migratorios son muy escasas, hasta en los paises que se benefician de una larga estadistica como Francia. Ésta, ha tenido que revisar frecuentemente sus datos demogrâficos^ tanto a nivel nacional como local. Por ejemplo, a finales de los anos ochenta la poblacion del Aveyron esta- ba sobreestimada y la de la Alta Garona subestimada.En definitiva, los datos oficialmente publicados no son completamente fiables yhasta sus ôrdenes de tamano, pueden cuestionarse. For ejemplo, las estadfsticas de las Naciones Unidas daban a Nigeria una poblacion de 122,5 millones de habitantes para 1991, pero el resultado de un censo mas reciente ha dado una cifra de 88,5 millo nes. El error era de 34 millones, es decir, el 38% de la realidad'*. For otra parte, hay que pensar en la tendencia de los dirigentes de algunos pafses a hinchar sus cifras por razones polfticas. Ha hecho falta revisar los resultados de loscensos de la ex-URSS, falsificados por orden de Stalin, para enmascarar la impor- tancia de la mortalidad debida a las dos purgas y al retroceso en la situaciôn sanitaria. Algunos polfticos del Tercer Mundo ban inflado sus efectivos para beneficiarsede las ayudas de los organismos intemacionales. Hasta en pafses altamente civiliza-dos, sucede que los ayuntamientos acuden a toda clase de subterfugios para maxi- malizar la cifra de sus habitantes en vista a beneficiarse de ayudas fiscales^. Ante las estadfsticas demogrâficas, conviene conservât un espfritu crftico y tener en cuenta los métodos, los conceptos y hasta la filosoffa puesta en juego.Otros factores hacen también diffcil la perspectiva. Si bien la lôgica de larga dura-ciôn en demograffa es incontestable, la historia -guerras, epidemias- tiene a veces repercusiones imprevistas sobre la demograffa de las poblaciones. For ejemplo, esimposible comprender la evolucion final de la descendencia de las mujeres europeas nacidas al final del siglo XIX, sin tener en cuenta la Frimera Guerra Mundial. Cam-bios râpidos pueden intervenir en el comportamiento de algunas poblaciones. De estemodo pafses como Italia y Espana que habfan escapado, segûn se crefa por razones religiosas, a la cafda de un 35% de la fecundidad que tuvo lugar en la mayorfa de lospafses de Europa y en Norteamérica entre 1964 y 1976^ ban visto bajar su fecundidad de un modo aùn mas brutal, de un 40% en Italia y de un 45% en Espana, con el mis-mo intervalo de 12 aiios pero con 11 de retraso, entre 1975 y 1987. Alemania del Este présenta un ejemplo notable de cambios aparentemente errâticos en su poblacion, debidos a causas polfticas.La prospectiva demogrâfica debe por lo tanto no ser ambiciosa teniendo en cuenta estos antecedentes. Forque la tendencia inevitable de toda prospectiva, es partir de la lôeica del momento en aue es realizada v esta lôgica solo muv diffcilmente pue-  Capitula 7; El parvenir de la pablaciôn del munda 87de tener en cuenta las rupturas susceptibles de intervenir. De este modo, en uii pasa-do reciente, cuando se dispoma de datos cada vez mas completes, muchas variacio-nes importantes no han sido previstas o consideradas, salvo por muy pocas personas. Asf, el descenso de la mortalidad en el Tercer Mundo, el descenso de la fecundidaden los pafses del Norte o la reapariciôn de ciertas epidemias, como la apariciôn deuna pandemia nueva, trente a la cual la ciencia estâ aùn desarmada. 7.3. Tipologia de los factores de evoluciônEn todo caso, la prospectiva demogrâfica debe tener en cuenta los factores deevoluciôn. Éstos deben clasificarse segûn su probabilidad. Hay asf factores casi cier-tos, factores probables y factores posibles.Los factores casi ciertos, corresponden en primer lugar a los pafses del ex-Tercer Mundo' y en segundo lugar a los pafses del Norte. En el ex-Tercer Mundo, los aôosochenta han puesto en evidencia un descenso importante de la fecimdidad en peque-iios pafses de caracterîsticas geogrâficas, polfticas y econômicas bien marcadas: Sin- gapur, Taiwan, Hong-Kong. Pero el descenso de la fecundidad es igualmente acusada en numerosos pafses en vfas de desarrollo y muy particularmente en ciertas categoriasde su poblaciôn. For otra parte, el mecanismo de la transiciôn demogrâfica y las causas de estas bajas de la fecundidad, son mùltiples: prolongaciôn de los periodos de edu-caciôn, principalmente en las chicas, nupcialidad tardfa, evoluciôn de la situaciôn dela mujer en la sociedad, cambios en el estatuto de los individuos, acceso a mas amplias redes de informaciôn... Todo permite hacer pensar que las parejas de estos pafses van a adaptar cada vez mas su fecundidad a las nuevas condiciones de mortalidad y en espe cial de mortalidad infantil. Todas estas condiciones generates de vida les incitan a com- portamientos menos fecundos que los que eran necesarios en el antiguo régimen demo- grâfico. Todas las estimaciones coinciden en senalar globalmente el descenso de la fecundidad en los pafses en desarrollo. Un segundo factor casi cierto, afecta a los pafses del Norte. Desde los afios sesen-ta su fecundidad desciende en proporciones importantes. Esto résulta de una situa ciôn nueva, donde la fecundidad se hace perfectamente dominada y prâcticamentetodos los nacimientos corresponden a niôos positivamente deseados en esa época. Con las técnicas fnodemas de contracepciôn, la fecundidad pasa del azar a ser un acto de voluntad. Es la segimda revoluciôn demogrâfica. La primera aportaba nuevas leyesrelativas a la mortalidad cou respecto al régimen demogrâfico anterior. La segunda, aporta leyes concernientes a la fecundidad. Esta segunda revoluciôn se instala en losanos sesenta en los pafses del Norte y el descenso de la fecundidad es correlative enlas diferentes regiones con la difusiôn de nuevas técnicas de contracepciôn qufmica,cuya fecha de adopciôn ha variado entre el norte y el sur de Europa. En Francia hayuna desigualdad en el descenso de la fecundidad y este descenso ha sido, por ejem- plo, mâs tardfo en La Vendée que en Parfs. En los pafses del Norte, siendo el control de la fecundidad un hecho establecido,algunos piensan que todo intento de explicarlo supone el discutirlo. Sin embargo, elpaso cientffico siguiente, debe ser el mejorar el conocimiento de este fenômeno para  88 Parte II: Consecuencias poUticas y econômicas de la explosion demogrâfica comprender cômo podrâ evolucionar en cl sur. Un estudio hecho sobre el ease britâ-nico explica el fenômeno de la disminuciôn de la fecundidad como consecuencia decuatro causas principales: la actitud frente a la nupcialidad, les métodos de lactancia, el aborto y las técnicas contraceptivas. Este estudio llega a la conclusion siguiente: "... el principal déterminante de los cambios de fecundidad de los anos sesenta a lossetenta y cinco ha sido la pfldora contraceptiva. Todo câlculo que no tenga este hecho en cuenta sera erroneo". Pero no hay que confundir los medios con los fines. El "invierno demogrâfico"de los pafses del Norte es el résultante de factures polfticos, culturales y socioeconô-micos que en la mayorfa de los pafses no permiten ver la evolucion de los indices defecundidad como un proceso de reemplazo de las generaciones. Incluso, si Suecia hamostrado una vfa posible, hasta ahora no ha sido imitada.Parece en efecto, que salvo cambios importantes en los comportamientos y en lapolftica, los pafses del Norte van a ver disminuir sus poblaciones. Esto se aprecia yaen ciertas zonas. Por ejemplo, la geograffa de la poblaciôn de Francia pone de mani-fiesto una clara correlaciôn entre el envejecimiento y la fecundidad. Los departa-mentos que han envejecido mas, son aquellos en los que la fecundidad es mas débil,donde el envejecimiento se acusa mas y donde la despoblaciôn debida al movimien- to natural es mâs elevada. Los anâlisis conducen a seiialar dos factures de evolucion casi ciertos, que se resu-men globalmente por una disminuciôn de la fecundidad en un mundo que sin embar go es dual: aquel en el que el nivel de fecundidad permite el reemplazamiento®, hasta a veces con exceso y aquel otro en el que las generaciones no son reemplazadas masque en parte, siendo en algunos pafses solo dos tercios.7.4. Factores probablesLos factores probables son mâs diffciles de tener en cuenta de modo global para latotalidad del Planeta, porque conducen a resultados divergentes segùn cada pafs y aveces contradictorios en un mismo pafs. Se trata de condiciones de mortalidad. Por unaparte, varios elementos auguran un nuevo descenso de la mortalidad, pero por otrolado, hay que temer que otros factores puedan empujar la mortalidad hacia arriba.En los pafses en desarrollo, la baja descontada de la tasa de mortalidad como resul-tado de las mejores condiciones sanitarias, llevarfa a rebajar las très mortalidades delantiguo régimeh demogrâfico: la mortalidad materna, la mortalidad infantil y la mor talidad de los adolescentes. En los pafses desarrollados, los débiles indices de mortalidad ya alcanzados, nopermiten esperar ganancias estadfsticamente significativas en estas très categorias dela poblaciôn. Los progresos en la lucha contra la mortalidad afectan sobre todo a latercera edad. La Medicina domina cada vez mejor la mayorfa de las enfermedadescorrientes y esto explica el aumento de la esperanza de vida en los pafses del Norte.Este aumento es sensible y en Francia alcanza actualmente un trimestre por aîio.  Capitula 7; El parvenir de la pablaciôn del munda 89 CUADRO 7.1. La fiabilidad de las estimaciones de poblaciôn: el caso de Nigeria. En 1982, segûn el Banco Mundial, Nigeria contaba con 90,6 millones de habitantes y un potencial de crecimiento de 2,0*. En 1991, nueve anos mâs tarde, segûn el Population Reference Bureau, que realizada laEstadistica Word Population Data Sheet, Nigeria tenia 122,5 millones de habitantes. En noviem-bre de 1991, Nigeria lleva a cabo un censo cuyos métodos y medios utilizados hacen que sea con-siderado como el primer censo fiable de la historia de este pals. El resultado es que hay 88.514.501 habitantes en el territorio, algo menos que la estimaciôn de 1982 jy 34 millones menos que lacifra difundida poco después Ello obliga a revisar todas las tablas demogrâficas anteriores y, especialmente, las tasas de crecimiento aplicadas, asi como las tablas de datos econômicos. Elproducto nacional por habitante résulta ahora superior en un 38% al calculado después de las estimaciones anteriores. * Population et société, n° 272, octubre, 1992. Otro factor que podria hacer descender la mortalidad depende de les comporta-mientos. Es notorio que la mayor esperanza de vida de la mujer depende del mayor consumo de tabaco y de alcohol en el hombre. Frente a estos factores susceptibles de rebajar la mortalidad, hay otros como eldeterioro del estado sanitario o la apariciôn de una nueva enfermedad que adquiera el carâcter de una pandemia; las condiciones sanitarias de las poblaciones no evolu- cionan necesariamente de modo siempre positivo. Puede a veces sufrir perfodos regre-sivos cuando las condiciones politicas o econômicas se deterioran, de este modo, algu- nas regiones de Africa han conocido en determinados perfodos un regreso a la alta mortalidad. Ha ocurrido lo mismo en el curso de los anos ochenta en ciertos pafses del Este, particularmente en Rumania, con un aumento de la mortalidad infantil y en la ex-URSS con los estragos del alcoholismo. No se pueden descartar dificultades sanitarias en ninguna parte del mundo. Estas dificultades concurren a agravar el desarrollo de una nueva enfermedad aparecida por primera vez al final de los anos setenta. La extension del sida tiene efec- tos directes sobre la mortalidad de poblaciones concretas^, siendo ésta la principalcausa de muerte en el grupo de hombres jôvenes desde finales de los afios ochenta.Pero esta afecciôn tiene efectos indirectes y secundarios. Indirectes, en la medida que constituye una pesada carga sobre ciertas infraestructuras de la sanidad y de la eco- nomfa. Y secundarios, en la medida que hace rebrotar enfermedades que crefamosyuguladas, como la tuberculosis^". Aparté del sida, otras enfermedades todavfa estân lejos de ser erradicadas, como el paludisme, cuyo parasite fue descubierto en 1987. Este azote de los tropicos, has- ta parece progresar. Un millôn de personas, sobre todo nines pequenos del Africa negra mueren de paludisme cada afïo^^. Del mismo modo, brotes de colera, enfer medad que se crefa totalmente marginada, han reaparecido en América del Sur. Pero si es diffcil evaluar los efectos demogrâficos de estas enfermedades, es de temer sin embargo que no sean despreciables, al menos en ciertas regiones del mun do. Asimismo. no oodemos silenciar el costo demogrâfico de los conflictos armados.
Advertisement
MostRelated
View more
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x