Please download to get full document.

View again

of 14

Propuesta de un nuevo enfoque para reducir el abandono escolar en secundaria / New approach to reduce High School Dropout Rates

Durante el período 2006-2014, el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica implementó cuatro acciones estratégicas para la disminución del abandono escolar en secundaria. El objetivo principal de estas acciones fue promover la participación
6 views14 pages
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Documenttranscript
  doi: http://dx.doi.org/10.15359/ree.19-2.17 URL: http://www.una.ac.cr/educareCORREO: educare@una.cr   Mauricio Cristhian Portillo-Torres Artículo protegido por licencia Creative Commons 303 Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal) EISSN: 1409-4258 Vol. 19(2) MAYO-AGOSTO, 2015: 303-316 [Número publicado el 01 de mayo del 2015] Propuesta de un nuevo enfoque para reducir elabandono escolar en secundaria New Approach to reduce High School Dropout Rates Mauricio Cristhian Portillo-Torres 1 Ministerio de Educación PúblicaSan José, Costa Ricaportillozeledon@gmail.com Recibido 3 de setiembre de 2014 • Corregido 16 de enero de 2015 • Aceptado 27 de abril de 2015 Resumen. Durante el período 2006-2014, el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica implementó cuatro acciones estratégicas para la disminución del abandono escolar en secundaria. El objetivo principal de estas acciones fue promover la participación estudiantil y la identificación del estudiante con su centro educativo. Para valorar el impacto de estas acciones se revisaron estudios elaborados por el Ministerio de Educación y la Contraloría General de la República. A partir de los resultados se ve la necesidad de proponer una visión más integral para lograr la permanencia estudiantil en secundaria con base al concepto de engagement  . Así mismo se propone un modelo de acciones estratégicas que incluye acciones preventivas universales, acciones preventivas selectivas y acciones preventivas dirigidas. Palabras claves. Abandono escolar, deserción escolar, participación estudiantil  Abstract. From 2006 to 2014, the Ministry of Public Education of Costa Rica implemented four strategic actions to reduce high school dropout rates. The main purpose of these actions was to promote student participation and student identification with their school. Studies prepared by the Ministry of Education and the Comptroller of the Republic were revised to assess the impact of these actions. The result of these actions does not show an actual decrease in the number of students who leave high school. Therefore, a more holistic view is necessary to ensure the students’ stay. This review suggests using use the concept of student engagement and applying a three tier system-wide dropout preventive actions: universal, targeted and intensive. Keywords.  Dropping out, dropouts, student engagement. 1  Licenciado en Docencia de la Teología (UNED) y Master en Educación por el Instituto Tecnológico de Monterrey. Actualmente trabaja como asesor en la Dirección de Desarrollo Curricular del Ministerio de Educación Pública. Anteriormente ejerció como docente en diferentes colegios privados. Ha escrito y dado conferencias sobre diversos temas educativos, especialmente sobre el tema del abandono escolar. En el 2013 ganó el IV Concurso sobre deserción escolar del BID (Graduate XXI).  304   Mauricio Cristhian Portillo-Torres doi: http://dx.doi.org/10.15359/ree.19-2.17 URL: http://www.una.ac.cr/educareCORREO: educare@una.cr Artículo protegido por licencia Creative Commons Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal) EISSN: 1409-4258 Vol. 19(2) MAYO-AGOSTO, 2015: 303-316 En Costa Rica la educación básica es obligatoria y gratuita desde preescolar hasta completar todos los ciclos de la educación media. En este sentido, se ha logrado una universalidad del acceso a la educación en primaria. Sin embargo, en secundaria la tasa de escolaridad neta del III Ciclo (7º, 8º y 9º año) es del 87,8% y en educación diversificada (10º, 11º y 12º año) es del 48% (Programa Estado de la Nación, 2013). Por tanto, el sistema educativo costarricense solo atiende a la mitad de jóvenes en edad de asistir al cuarto ciclo educativo.El proceso de desescolarización de estudiantes costarricenses comienza a partir de los 13 años, un fenómeno similar a otros países latinoamericanos (Unicef, 2012). Como consecuencia, el 76,8% del total de estudiantes que abandonaron sus estudios en el 2013 estaba matriculado en alguna modalidad de la secundaria tradicional (académica diurna, técnica diurna, académica nocturna, técnica nocturna). Es decir, 35 414 estudiantes abandonaron las aulas durante el curso lectivo 2013, una cifra, en términos absolutos, similar a los años 2010 y 2004 (MEP, Departamento de Análisis Estadístico, 2014). Las causas del abandono escolar costarricense han sido estudiadas en pequeños contextos (colegios, regiones), pero aún está pendiente una investigación que abarque todo el sistema educativo. Con base en los estudios exploratorios hechos por el Ministerio de Educación Pública, como el realizado por Jiménez y Gaete (2013), se han identificado y agrupado tres grandes grupos de causas: expulsión, repulsión y exclusión. La expulsión agrupa las causas generadas por el mismo sistema educativo como el mecanismo de evaluación; la repulsión se refiere a los motivos por falta de pertinencia o interés de la materia por la parte estudiantil; la exclusión son las razones asociadas a factores socio-económicos de vulnerabilidad.El artículo recogerá tres estrategias que durante el período 2006-2014 el Ministerio de Educación Pública implementó para disminuir la exclusión estudiantil. El objetivo del artículo es mostrar el resultado de estas estrategias, el modelo preventivo subyacente, a fin de proponer una nueva forma de combatir el abandono escolar en secundaria. Acciones que buscan la participación e identificación Las tres acciones estratégicas implementadas por el Ministerio de Educación Pública durante el período 2006-2014 responden a dos de los grandes grupos de factores asociados con el abandono escolar (expulsión, repulsión). Estas acciones son:- Reformas curriculares para que los contenidos sean permitentes y con metodologías de enseñanza más dinámicas- Reforma a los métodos de evaluación- Fortalecimiento de actividades extracurriculares a fin de promover la participación estudiantil  doi: http://dx.doi.org/10.15359/ree.19-2.17 URL: http://www.una.ac.cr/educareCORREO: educare@una.cr   Mauricio Cristhian Portillo-Torres Artículo protegido por licencia Creative Commons 305 Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal) EISSN: 1409-4258 Vol. 19(2) MAYO-AGOSTO, 2015: 303-316 Las reformas curriculares tuvieron como referencia, en primer lugar, el proyecto educativo Ética, estética y ciudadanía,  cuyo propósito fue desarrollar un enfoque curricular de tipo constructivista y socio-constructivista a fin de enseñar a valorar y disfrutar lo verdadero como lo bueno y lo bello, así como a saber convivir (MEP, 2014). Para tal fin el Misterio de Educación Pública contrató a la empresa Procesos que lideró y coordinó el diseño del nuevo currículo para la Educación Media en las siguientes materias: Educación Cívica, Educación Musical, Artes Plásticas, Educación Física, Vida Cotidiana (anteriormente Educación para el Hogar) y Artes Industriales (MEP, 2014).Los nuevos programas incorporaron del constructivismo el papel activo del estudiantado, el cual construye su propio conocimiento a partir de la interacción con en medio físico y social. Esto lo hace con un sentido crítico y reflexivo. Así mismo se enfatizó que el aprendizaje se da cuando la persona relaciona lo que vive con sus experiencias y conocimientos previos. El rol docente propuesto es de mediador facilitador. Del enfoque socio-constructivista se incorporó que el alumnado participe como una ciudadanía en la vida social y que el currículo sirva como medio de conocimiento de la realidad y la problemática de la comunidad. Se enfatizó en la vivencia de valores ético, morales, estéticos y ciudadanos para vivir en una sociedad pluriétnica y pluricultural (MEP, 2009a).A principios del 2008 se concluyó la elaboración del programa de Educación Cívica, posteriormente, el de Educación Musical. Ambos se empezaron a utilizar para el curso lectivo 2009. El programa de Artes Plásticas fue aprobado por el Consejo Superior de Educación en el 2009 y en el caso de Educación Física, en el 2010. Educación para la Vida Cotidiana y Artes Industriales fueron los últimos en ser aprobados en el año 2012 y 2013 respectivamente (MEP, 2014). Los cambios de programas de estas seis materias se acompañaron de una reforma parcial al reglamento de evaluación en el año 2009. Se cambiaron los porcentajes de los componentes de la calificación y se añadió el rubro de proyecto. En el caso de Educación Musical, Artes Plásticas, Educación Física, Educación para el Hogar y Artes Industriales, los rubros de evaluación quedaron de la siguiente manera: trabajo cotidiano un 20% (III ciclo) o 10% (Diversificado), trabajo extraclase 5%, una prueba 25%, el proyecto de un valor de 40% (III ciclo) o 50% (Diversificado), concepto 5% y asistencia 5% (MEP, 2009a).Al ser las reformas de los programas un proceso progresivo, se cambiaron los valores de los rubros de Artes Industriales al aprobarse los nuevos programas en el 2013. Estos son los porcentajes de los rubros que aparecen en el programa: trabajo cotidiano 30%, trabajo extraclase 10%, una prueba 25%, proyecto 25%, concepto 5% y asistencia 5%   (MEP, 2013b).El cambio más significativo en la forma de evaluación fue dar un considerable valor porcentual al rubro de proyecto. De acuerdo con los nuevos programas, el aprendizaje basado en proyectos es una estrategia metodológica con técnicas, actividades y recursos organizados con un propósito pedagógico que sirve para el desarrollo de los contenidos curriculares (MEP, 2009a). El Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes tampoco ofrece una definición clara de qué consiste un proyecto, las  306   Mauricio Cristhian Portillo-Torres doi: http://dx.doi.org/10.15359/ree.19-2.17 URL: http://www.una.ac.cr/educareCORREO: educare@una.cr Artículo protegido por licencia Creative Commons Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal) EISSN: 1409-4258 Vol. 19(2) MAYO-AGOSTO, 2015: 303-316 indicaciones son muy generales. Por otro lado, el artículo 24 del Reglamento indica que el proyecto puede ser un medio de trabajo extraclase y de investigación (MEP, 2009b).Una segunda reforma parcial al reglamento de evaluación se dio por medio del decreto Nº34886-MEP (Sistema Costarricense de Información Jurídica [SCIJ], 2008). Las reformas parciales se aplicaron en el 2009 con el fin de reducir la repitencia y la exclusión:- El estudiante reprobado de varias materias podrá matricular materias del siguiente nivel que no tengan requisito y que no presenten un choque de horario con las materias que debe repetir (Artículo 36).- La evaluación de la conducta no afecte la evaluación académica. La nota de conducta y las notas académicas son independiente (Artículo 68).Posteriormente, el 21 de enero del año 2013, el Consejo Superior de Educación (CSE) aprobó (Acuerdo 10-02-2013) una nueva reforma al Reglamento de Evaluación de los Aprendizajes para que los estudiantes de secundaria que hayan perdido una materia, luego de las pruebas de ampliación, tuvieran una tercera oportunidad. Para que el estudiante tenga derecho a esta tercera oportunidad debe cumplir los siguientes requisitos (MEP, 2013a):- Haber asistido al menos al 80% de las lecciones de esa asignatura durante el año.- Haber cumplido con la presentación de todas las pruebas durante el año, así como con al menos un 80% de los trabajos extra clase.- Haber cumplido con la presentación de los proyectos durante el año (en el caso de las asignaturas que utilizan los proyectos como instrumento central de la evaluación). - Haber presentado las pruebas de ampliación en ambas convocatorias. (p. 2)Los Comités de Evaluación de cada centro educativo son los encargados de aplicar esta nueva estrategia de promoción, además, los comités indicarán a sus estudiantes la forma en que repararán la materia: una prueba o una tarea o un trabajo. La tercera acción estratégica impulsada en el período 2006-2014 fue llevar las reformas curriculares más allá del aula, aprovechando los espacios del centro educativo para la convivencia y la recreación. Para tal fin se creó en el año 2011 la Dirección de Vida Estudiantil (DVE), dependiente del Ministerio Académico del Ministerio de Educación Pública, como órgano responsable de planificar, coordinar, ejecutar, evaluar y supervisar programas y proyectos relacionados con el desarrollo integral del estudiantado (Poder Ejecutivo, 2014). Esta dirección se encargó de agrupar y coordinar todos los programas extracurriculares: Festival Estudiantil de las Artes, Gobiernos Estudiantiles, Juegos Deportivos Estudiantiles, Programa Bandera Azul Ecológica, Servicio Comunal y Programa Convivir (MEP, 2014).  doi: http://dx.doi.org/10.15359/ree.19-2.17 URL: http://www.una.ac.cr/educareCORREO: educare@una.cr   Mauricio Cristhian Portillo-Torres Artículo protegido por licencia Creative Commons 307 Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal) EISSN: 1409-4258 Vol. 19(2) MAYO-AGOSTO, 2015: 303-316 El Programa Convivir o Programa Nacional de Convivencia inició el 19 de septiembre del 2011 y tuvo como antecedente el proyecto “El Cole en Nuestras Manos”, un plan piloto nacido en el 2007 para disminuir la deserción escolar y la búsqueda de la promoción de una cultura de paz en los centros educativos (MEP, 2014). En este proyecto participaron 64 colegios. Cada uno tuvo un comité institucional que era el encargado de elaborar una estrategia para la permanencia de sus estudiantes. Las estrategias terminaron siendo actividades extracurriculares: actividades culturales, actividades deportivas y capacitaciones (MEP, 2010). El modelo de participación estudiantil Las actividades extracurriculares así como las reformas curriculares buscan dar un papel más participativo al estudiantado, tanto dentro como fuera del aula. Ambas acciones tienen como supuesto un modelo que el autor Finn (1993) ha llamado modelo de participación-acción.  Según Finn (1993), el estudiante que se identifica tiene desarrollado un sentido de pertenencia y el colegio constituye una parte importante de la propia experiencia. Esto conlleva, de forma secundaria, mejores logros académicos. El segundo componente del modelo es la participación. Participar de forma activa en clase es la condición mínima para que se dé el aprendizaje formal, pues el estudiantado debe poner atención a su profesor o profesora, leer, estudiar, memorizar, responder preguntas y terminar las tareas (Finn, 1993). Considera que con estos dos componentes (identificación y participación) se crea un “círculo de desarrollo” que refuerza en el estudiantado terminar los estudios y tener éxito académico (ver figura 1). ResultadosexitososParticipación enactividades escolares: • iniciativa,• responder requerimientos • actividades extracurriculares• toma de decisiones Identificación con el colegio: • pertinencia• valoración Figura 1.  Elaboación propia a partir del modelo de participación-identificación de (Finn, 1993).
Advertisement
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x